octubre 4, 2022

Fitch ve deterioro de economía, pero valora manejo de la deuda

La calificadora de riesgos mantiene a Bolivia en B, pero advierte problemas con la reducción de las reservas internacionales, la importación de hidrocarburos y otros.

La Calificadora de Riesgo Fitch Ratings mantiene la calificación riesgo de Bolivia en “B” y advierte un deterioro en la economía por la baja en las Reservas Internacionales Netas (RIN), por ser un importador de energía y otros indicadores. En cambio, destaca la administración favorable de la deuda pública.

La calificadora también prevé un crecimiento del PIB de 3,6% en 2022 y 2,5% en los próximos años, por debajo de los 5,1% previstos por el Órgano Ejecutivo para este año.

El analista económico Jaime Dunn explicó que la “B” significa que Bolivia es un país de alto riesgo y las inversiones en Bolivia se consideran altamente especulativas y “que está por debajo de grado de inversión”. En cambio, hay países con mejor calificación con una triple AAA como Australia, Dinamarca y Estados Unidos. En la “B”, donde se halla Bolivia, también están Ecuador y otros países de África como Nigeria, Camerún. Más abajo está Argentina con CCC y en el fondo El Salvador con CC.

La calificación más alta que tuvo Bolivia la registró en 2014 a 2015 cuando alcanzó “BB” gracias a la gran cantidad de gas natural que exportaba. Desde ese tiempo la calificación comienza a mostrar señales de deterioro. “Desde ese momento la calificación comienza a mostrar señales de debilitamiento y comienza a bajar. Entre 2018 y 2019 la bajada es mucho más rápida y llegamos a B”, afirmó Dunn.

El informe de la calificadora advierte cuatro “vulnerabilidades” de Bolivia. La primera es que tiene bajas reservas internacionales en relación con la alta dependencia de los productos básicos del país y un régimen cambiario estabilizado; la segunda es un amplio déficit fiscal; la tercera son las débiles perspectivas de crecimiento a mediano plazo; y la cuarta es una “mala gobernanza”.

Para Dunn la calificadora tiene una “gran preocupación” porque Bolivia demostró que es muy dependiente de los precios internacionales y que las RIN se han deteriorado. “Es un país que reemplazó los ingresos de hidrocarburos por más deuda. Los niveles de endeudamiento externo e interno se aceleraron mucho desde 2014. Bolivia tiene esa calificación como un país de alto riesgo, considerado altamente especulativo”.

El reporte de Fitch señala que Bolivia “es un importador neto de energía”.

FUENTE: economía